sábado, 6 de octubre de 2012

Demanda judicial porque el rey les reconozca como hijos


Albert Solà y Ingrid Sartiau interpusieron ayer a los juzgado de familia de Madrid una demanda para reclamar la paternidad del rey Juan Carlos I

Unos laboratorios belgas completan los análisis genéticos que avalan la reclamación
Albert Solà y Ingrid Sartiau, el catalán y la belga que en junio se presentaron ante el mundo como hermanos y supuestos hijos bordes del rey de España, interpusieron ayer al mediodía en la sede de los juzgados de familia de Madrid una demanda de filiación para exigir que SAR Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón de las Dos Sicilias los reconozca como hijos suyos.
La demanda la entraron al registro judicial a través del procurador y del letrado Jaime Pararols, que representa los intereses de Solà y Sartiau. Aunque el rey goza de inmunidad y se le considera irresponsable de sus actos en el ámbito penal, el ordenamiento jurídico no le concede ningún trato específico en el ámbito civil, y por este motivo, en el caso de una demanda de paternidad, aunque el demandado sea el rey, hay que presentar el documento a los juzgados de familia correspondientes al domicilio donde reside el demandado.
Albert Solà y Ingrid Sartiau salieron satisfechos y con la demanda con el sello judicial, aunque ya les advirtieron que hasta dentro de unas semanas, cuando se haya hecho el reparto judicial, no sabrán a qué juzgado de familia le corresponderá analizar el asunto.
Solà y Sartiau remarcaron que no reclaman ninguna asignación dineraria sino que exigen que se reconozca que son descendientes de Juan Carlos I y que esto se verifique a través de pruebas genéticas.
Los demandantes afirmaron que están dispuestos a retirar la demanda siempre que su "padre" se avenga a recibirlos ya dialogar. La demanda la presentaron ayer después de que, a través de un burofax enviado a la casa real por el letrado Pararols, hubieran dado al rey un ultimátum, que expiraba el pasado martes, para recibirlos.
Aparte del texto de la demanda, Solà y Sartiau han aportado al juzgado documentación sobre sus partidas de nacimiento y una pericial de ADN que señala que sus perfiles genéticos son coincidentes en más de un 91% en la línea de un los ascendientes.
Es decir, que son hermanos.
Más pruebas de ADN
De todos modos, Sartiau y Solà cuentan aportar los juzgados unas pruebas genéticas más concluyentes cuando obtengan los resultados de unas nuevas pruebas de ADN que se hicieron la semana pasada en los laboratorios de Jean Jacques Cassiman, un reputado genetista de la Universidad de Lovaina (Bélgica).
Lunes, Cassiman cogió una muestra de saliva a Albert Solà y lo retrató en el momento de hacer la prueba para que quedara constancia de la identidad. Cassiman ya es el autor de la comparativa de ADN que concluye que Solà y Sartiau comparten más de un 91% de los alelos, pero mientras que las muestras de Sartiau sí las había cogido en su laboratorio, el ADN de Solà no lo había extraído él personalmente.
Ahora aprovechará para comparar el 100% de los alelos y presentar unos nuevos resultados que Sartiau y
Solà no dudan de que no harán más que ratificar que son hermanos.

LA CIFRA
56 años tiene Albert Solà, lo que supone que, si se certificara que es hijo del rey, sería el primogénito.

LA FECHA
05/10/12
Solà y Sartiau van presentar la demanda de filiación en los juzgados de familia de Madrid.

"Tu padre es el que sale en la tele"
Albert Solà, de 56 años, que fue abandonado en Barcelona y adoptado los siete años por una familia de Sant Climent de Peralta (Girona), hace al menos ocho años que se dedica a investigar sus orígenes biológicos y casi los mismos que sospecha que podría ser hijo del rey.
Durante años ha enviado faxes a la casa real para felicitar su "querido padre" cuando había eventos familiares en casa Borbones, pero nunca había dado un paso adelante en el aspecto judicial.
Y ni el rey ni nadie de la casa real no le respondió nunca las cartas de felicitación.
Fue cuando este año encontró su "hermana" Ingrid Sartiau que las cosas cambiaron. Sartiau, hija de madre soltera, no había sabido nunca quién era su padre.
Hasta que un día, según relata ella, su madre le dijo. "Mira, tu padre es este hombre que ves ahora en la tele."
Y en ese momento en la pantalla aparecía el rey Juan Carlos.
Sartiau empezó a documentarse sobre los hijos bastardos de los Borbones ya través de internet encontró un reportaje sobre Albert Solà.
El localizó, se hicieron pruebas de ADN y el resultado fue que comparten en más de un 91% el perfil genético de la línea paterna.
Y ellos, por el testimonio de la madre de Ingrid Sartiau y los indicios que han recopilado, tienen claro que su padre sólo puede ser el rey Juan Carlos.

2 comentarios:

  1. Los hay muy salidos, y que caiga quien caiga jajaja
    Supongo que el elefante de Safari no reclamara nada...Jajaja
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Madre mia qué fuerte...
    Si es que esta gente mete la po*** donde tienen la olla!!

    ResponderEliminar