martes, 26 de junio de 2012

Imputan a un banco extorsión al director de Cárnicas Vilaró

Imputan a un banco extorsión al director de Cárnicas Vilaró
El juzgado abre diligencias e investiga dos directivos y una trabajadora del Banco Pastor y dos abogados por extorsiones, coacciones y calumnias al director general de Cárnicas Vilaró, Javier Frade.
El juzgado de instrucción número 5 de Barcelona ha abierto diligencias y ha imputado a la directora de recuperaciones de créditos del Banco Pastor, Dolores Echevarría, los delitos de extorsión, coacción, calumnias, amenazas y proposición a la comisión de un delito al director general de Industrias Cárnicas Vilaró SA.
En el mismo procedimiento también hay querellado el abogado asesor del banco, Luis María Miralbell, por su coparticipación en los hechos y "artífice de una persecución injustificada y presuntamente delictiva contra el empresario", según el denunciante. También han sido denunciados Delmiro Casal, director de la sucursal en Granollers de Banco Pastor en 2010; Eva de la Fuente, ejecutiva del departamento de recobros de la entidad, y el socio de Miralbell, Josep Cortadellas.

Concurso de acreedores
Los hechos por los que se investigan los dos cargos del Banco Pastor se remontan al 2010, cuando Industrias Cárnicas Vilaró, tras presentar concurso de acreedores, presentó a esta entidad bancaria una propuesta anticipada de convenio acompañada de un plan de tesorería para asumir los pagos solicitados, según explica la empresa ubicada en Sils. Según la denuncia admitida a trámite, Echevarría amenazó entonces el empresario de hacer públicos varios delitos que supuestamente éste habría cometido si no le abonaba un millón quinientos mil euros-una suma pedida verbalmente, que, según Frade, luego se redujo en un burofax a 1.200.000 euros.
Javier Frade añadía que el tipo de amenazas y coacciones que recibió hacían referencia a actuaciones que se harían para "reventar el concurso" de acreedores.
Según se hizo público ayer por parte de la empresa, el abogado del banco "convocó y confundir una serie de bancos para difamar al empresario, con todo tipo de acusaciones, incluso atribuyéndole apropiación y desvío de fondos de la empresa.
"Esta acción difamatoria no sólo la realizó a las 24 entidades financieras que trabajan con la empresa cárnica-que en el momento de los hechos era la primera en el ranking de las exportaciones estatales de carne de cerdo-, sino que fueron propagadas por todos los ámbitos del concurso, los competidores y los acreedores personados.
"A raíz de esto, también se está investigando la complicidad de entidades como Deutsche Bank y Caixa Galicia, según explica Frade.
La querella fue presentada después de que el juzgado mercantil de Girona resolviera que las acusaciones hechas por los ahora imputados contra Frade fueran consideradas falsas.
El bufete de abogados y economistas Frade Gobeo, insiste en que varias instituciones financieras "se reunían con clandestinidad y algunas de ellas son, incluso, de las rescatadas".
El desayuno se mostraba indignado con entidades a las que "preocupa bien poco la continuidad de la actividad empresarial, su internacionalización y la plantilla de trabajadores".

LA FRASE
La querella es porque no hay derecho y para que ningún empresario tenga que volver a vivir esto
Javier Frade
DIRECTOR GENERAL DE CÁRNICAS VILARÓ

Tres días para el convenio que da continuidad a la cárnica
El caso de las supuestas extorsiones y coacciones que investiga el juzgado de instrucción se ha hecho público pocos días antes de la fecha fijada para la firma del convenio que debe dar continuidad a la empresa cárnica y del que están pendientes los 300 trabajadores de la empresa con sede en Sils y Granollers.
Javier Frade indicó ayer que el convenio estaba bien enfocado y que el 100% de los acreedores privados lo apoyan, así como todas las administraciones.
"Entiendo que el convenio saldrá adelante", añadía Frade, que insistía ayer en que no sería justo que una empresa que está en funcionamiento y con plena viabilidad y con un volumen tan importante de trabajadores no pudiera salir adelante.
Además, recordó que la firma "no pide nada", tal como ya insistieron los trabajadores hace unas semanas cuando recordaron que, pese a estar en concurso de acreedores, Cárnicas Vilaró y Matadero Salida 13 no había contraído nuevas deudas, pagaba puntualmente sus trabajadores y proveedores, y tenía unas ventas aproximadas de unos 100 millones de euros.
Hace unos días, la plantilla de la empresa de Sils denunció que dos de los principales acreedores, CESCE (Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación), con el 25% de la deuda del grupo y que tiene como principal accionista el Estado español, y el Banco de Valencia-entidad intervenida por el Banco de España-se oponían a la firma del convenio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada