viernes, 15 de junio de 2012

El eje de la disolución

El eje de la disolución
Francisco Camps y Jaume Matas-junto con la perpetua Aguirre-proclamaron hace casi una década en el castillo de Bellver el eje de la prosperidad. La imagen perdura y la vista se deslumbra.
Desollados Camps y Jaume Matas, el nuevo presidente de la Generalitat Valenciana ha decidido mantener y fomentar las buenas relaciones con su homónimo balear.
En la misma línea próspera. José Ramón Bauzá pretende convertir el catalán en un residuo a la enseñanza ya la función pública.
Alberto Fabra se inspira y lo imita. Ambos son del terreno y ninguno de ellos lo habla. Quiere decir que ambos lo desprecian visceralmente, ese idioma que ya no es de ellos.
Fabra acaba de presentar una segunda propuesta a los maestros valencianos sobre modelo educativo en el que, según los maestros,
"la Generalitat margina más el catalán, elimina la inmersión y no hace ninguna referencia a la catalogación lingüística en valenciano de los puestos de trabajo en la enseñanza público".
Salfumán puro. Fabra quiere hacer el eje de la disolución con Bauzá.
La tierra los cría y ellos se juntan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada