miércoles, 9 de mayo de 2012

Los bosques absorben el 15% del CO2 que se emite

medio ambiente
Los bosques absorben el 15% del CO2 que se emite
Un estudio indica que la masa forestal mantiene la capacidad de sumidero a pesar de los efectos del cambio climático
Las formaciones vegetales gerundenses son las terceras más eficientes de todo el Estado.
A pesar del cambio climático, los bosques siguen manteniendo la capacidad de sumidero y acumulan dióxido de carbono (CO ²) a una velocidad media de 5 toneladas por hectárea y año.
Lo indica un estudio impulsado por el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) en que se ha analizado la masa forestal del Estado durante las últimas dos décadas.
El estudio facilita un mapa donde se determina que las zonas situadas más al norte son las que tienen más capacidad de acumulación de CO ² a sus bosques.
De éstas, Lugo, A Coruña y Girona lideran, por este orden, la clasificación de eficiencia.
Se estima que anualmente retienen entre 2 y casi 2,5 millones de toneladas.
Así, en la distribución de la tasa de acumulación del gas por demarcaciones, Barcelona (8 ª) y Lleida (12 ª) están por encima de la media, mientras que Tarragona, en la 34 ª posición, es el tramo bajo de la clasificación.
Este trabajo, realizado en colaboración con la UAB, es el más exhaustivo publicado hasta ahora y confirma que los bosques estatales siguen siendo unos buenos aliados contra el cambio climático.
La media de 5 toneladas de CO² acumuladas por hectárea y año (en las zonas más activas se llega a 7) se sitúa a un nivel similar al del resto de países europeos.
Se calcula que así se compensa el 15% de las emisiones de CO ² del Estado, provenientes básicamente del transporte y la industria.
Después de analizar hasta 22.447 parcelas, los expertos han podido determinar también que los bosques no gestionados crecen menos y pierden capacidad de sumidero, por lo que apuestan por la gestión forestal como herramienta eficaz para mitigar el impacto del cambio climático.

65 millones de toneladas de dióxido de carbono son retenidas cada año por los bosques estatales gracias al proceso de fotosíntesis.
El calentamiento hace reducir el crecimiento

Otra conclusión del estudio es que el aumento de la temperatura media de un grado de los últimos veinte años y la reducción de las lluvias en un 6% han provocado un crecimiento menor de los bosques.
En algunos casos, la reducción en la tasa de crecimiento alcanza el 50%.
Los árboles de las zonas húmedas son los más vulnerables, porque están menos adaptados.
Si se mantiene el ritmo actual, a finales de siglo los bosques podrían perder su capacidad de sumidero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada